¿Crisis? No tengo tiempo, estoy emprendiendo

Marcos tiene 5 años. Recuerdo como si fuera ayer cuando nació. Desde ese momento hasta los 3 años su evolución era imparable.  Había días que,  en sólo unas horas, su aprendizaje experimentaba cambios sorprendentes, como los de cualquier otro niño de su edad.

Sigue leyendo